The Importance of Being FCB

El miércoles fue el Día de la Mujer. Ya nos hicimos eco del hecho, de la noticia y de la controversia que ello provocaba incluso entre algunas feministas. Ese día, cientos de miles de mujeres salieron a la calle y se manifestaron.  Hubo un movimiento internacional masivo. Hoy las mujeres se encuentran más sensibilizadas que en ningún momento de la historia: la movilización colectiva y la concienciación es la única manera de conseguir una igualdad hoy inexistente. No sólo hubo manifestaciones, sino que hubo también paros, firmas y lecturas de manifiestos y actos de otra naturaleza en instituciones públicas y privadas. Sólo en Madrid se habla de una manifestación de entre 40.000 (según la Delegación del Gobierno) y 500.000 personas (según la organización).

Sin embargo, la mayor parte de los periódicos nacionales ocuparon su portada con otros menesteres:

De los tres periódicos anteriores, únicamente La Vanguardia dedica un breve espacio a las manifestaciones que tuvieron lugar el día anterior.

ABC sigue a su aire:

portada ABC 9 de marzo

Y sólo El País dedica su foto de portada a las movilizaciones por el Día de la Mujer, incluyendo el inicio del relato del drama de Vilma Trujillo:

portada El País 9 de marzo

Sin negar la importancia que para los seguidores del fútbol tuvo el partido que se celebró el miércoles en Barcelona, lo cierto es que resulta difícilmente justificable que le robe absolutamente todo el protagonismo a una movilización internacional masiva; algunos periódicos ni citaron las manifestaciones celebradas, como se ha podido ver.

Aunque trata fundamentalmente del mundo audiovisual y de la televisión, en “Homo videns: la sociedad teledirigida”, Giovanni Sartori reflexiona sobre lo que es y lo que no es noticia. ¿Qué es la noticia? ¿Lo que la gente quiere oír? ¿Lo que los medios quieren que sea noticia? ¿Lo que realmente lo es?

8 de marzo: ¿sí?

Se trata éste de un tema que causa cierta controversia en la redacción. Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo: sí o no.

A favor tiene que lo institucionalizó la ONU (que cuenta desde 2010 con una entidad específica para luchar por la igualdad de género  UN Women) en 1975, que es un día en que se puede ejercer una especial labor de sensibilización por este tema, que ha perdido el matiz sindicalista de “trabajadora” que podía provocar que no todas las mujeres se sintieran identificadas con la celebración. Y que, al final, hace falta un día especial de sensibilización para reivindicar que la igualdad de derechos está muy lejos de haberse alcanzado.

En contra: fundamentalmente, que las mujeres no se resignan a ser un colectivo desfavorecido y que la reivindicación ha de ser a diario, porque a diario se sufre el trato desigual. A esto se une que el gremio de la abogacía (y el mundo de los negocios en general) no es especialmente sensible a los movimientos sociales, huelgas y manifestaciones.

En cualquier caso, no podemos ignorar que el día existe y que este año ha habido movilizaciones desde el mes de octubre en todo el mundo para hacer patente la brecha salarial entre hombres y mujeres (que, según un informe reciente, se sitúa en el 23,25%) Este año se está organizando una huelga/paro de mujeres para el día 8 de marzo que pretende hacer más patente, si cabe, que si las mujeres paran, el mundo se para (sí, también los despachos de abogados se paran).

16216118_10211850231837321_2085449433_n

Algunos medios se han hecho eco de esta noticia. Además de la habitual manifestación que se celebra con motivo de este día, se pretende celebrar un paro de media hora, entre las 12 y las 12.30. Se trata de levantar las manos durante media hora: no atender llamadas, no escribir demandas, no asistir a reuniones: parar es PARAR. Durante media hora… hasta los abogados nos podemos permitir un paro.