A ver… ¡dame ejemplos!

Image result for machismo en la oficina

Conversación de barra de bar entre compañeros de oficina que rondan la treintena (extractos basados en diálogos reales):

Él: Hoy ya no hay discriminación en la oficina. En otros sectores por supuesto que sí, y la violencia machista es claramente una lacra en este país, pero a nuestro nivel yo no veo discriminación.

Ella: ¡Y tanto que la ves! Todos los días. Quedarte embarazada es un problema, llegar a puestos de dirección es utópico, “hacerte escuchar” en reuniones es una batalla perdida, los comentarios sobre tu vestimenta (no tu trabajo) están a la orden del día…

Él: Eso son generalizaciones. Discriminar por quedarte embarazada está prohibido.

Ella: Sí, cualquier discriminación por género en el trabajo es contraria al artículo 14 de la Constitución; ergo, no hay discriminación en España. Muy bien, Sherlock.

Él: A ver, dame ejemplos concretos que hayas visto tú, sólo has mencionado anécdotas sin importancia. Has tenido siempre las mismas oportunidades que nosotros…

Ella: Déjalo…

Lo cierto es que en conversaciones de este tipo te acabas quedando sin ejemplos. Aparentemente “el día a día” no es suficiente y acabas dejando la conversación por pesadita y repetitiva. Por fortuna, no, nunca me han tocado el culo en el trabajo, nunca me he sentido directa y violentamente acosada, ni me he quedado embarazada, todavía. Al parecer, si no hay nada de eso, te quejas de vicio. Mira la tele y verás que todos los días muere alguien por violencia machista. Deja de quejarte por chorradas de oficina que no tienen trascendencia y alégrate si alguien se fija en tus bonitas piernas el día que llevas falda porque en unos años dejarán de fijarse y lo echarás de menos… (sic!)

Me he cansado de estas conversaciones, así que la próxima vez que alguien me pida ejemplos le diré que siga fijándose en su ombligo que claramente le da muchas alegrías y mucha tranquilidad de espíritu. Solo por zanjar el tema, a continuación van algunos datos reales que, por supuesto, generalizan… es lo que tienen las estadísticas:

  • En ningún país del mundo el salario medio de las mujeres supera el 80% del salario medio de los hombres (…¡ni en Finlandia!).
  • El éxito de los hombres se atribuye a su capacidad. El de las mujeres a las circunstancias, a su atractivo o a su esfuerzo. [Traducción: ¡Vamos! ¡Corre! Si eres guapa, inteligente, proactiva, mamá enrollada, simpática, atractiva, medio tiburón y además llevas minifalda, seguro que asciendes!! …tú sigue persiguiendo la zanahoria]
  • Experimento sociológico: ante un texto científico idéntico los evaluadores, hombres y mujeres, otorgan una puntuación mayor si creen que su autor se llama Juan en vez de Juana.
  • En el mundo académico, dentro de la misma categoría y con los mismos años y méritos, las mujeres cobran de media 3.000 euros brutos anuales menos que los hombres.
  • Suecia, 1995: las mujeres necesitaban 3 publicaciones más que los hombres en las mismas revistas de prestigio para ser juzgadas igual de competentes que ellos. […¿cuál sería el resultado del estudio en España, hoy?].

Estos son sólo algunos de los datos que nos ofrecen Maria Àngels Viladot y Melanie Caroline Steffens en “Estereotipos de género en el trabajo“. Datos, no especulaciones. ¡Gracias por una investigación brillante!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s