Feminismo y ciudad

Este post es gracias a Angels y su historia la vamos a contar después. Pero, primero, merece la pena hacer una breve introducción teórica sobre las motivaciones del artículo. Sigue leyendo; merece la pena.

Claramente, no nos tenemos por poco sensibles a las problemáticas derivadas del género (si no, ¿qué estamos haciendo aquí?) pero, en el terreno del urbanismo, área a la que nos dedicamos algunos, los hay que seguíamos sin ver la trascendencia de esa perspectiva. Muy probablemente eso se debe a que quienes nos han guiado por la senda del urbanismo en nuestros inicios son hombres, muy tradicionales y, aunque ellos digan que no, claramente machistas. Todo esto no deja de ser curioso, cuando la gran referencia del urbanismo moderno es una mujer: la insigne y admirada Jane Jacobs.

1346104785_051_janejacobs

En todo caso, no hay como salir de tu pequeño caparazón e investigar un poco para entender el por qué de las cosas.

El por qué del discreto contenido de la Disposición Adicional Decimoctava de la Ley de Urbanismo de Cataluña, que exige que la Administración incorpore la perspectiva de género en su desarrollo reglamentario, para garantizar la promoción de la representación paritaria en la composición de los órganos colegiados que aprueban los planes urbanísticos (sorprendentemente, compuestos por hombres en su mayoría), así como la evaluación del impacto de la acción urbanística en función del género. También, el por qué del artículo 69 del Reglamento que desarrolla la citada Ley de Urbanismo, que exige que la Memoria Social de los planes incluya una evaluación del impacto de la ordenación en función del género para contribuir a la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, con enumeración de los vectores que dicha Memoria deberá contener para la cumplir esta norma.

Sin embargo, nada de eso es suficiente porque, seamos francos, ningún abogado recurría un instrumento de planeamiento urbanístico por no incluir una reflexión sobre el género. Hasta ahora. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha dictado en abril de 2017 una Sentencia en la que tira al suelo el Plan General de Boadilla del Monte por… (redoble de tambores): NO TENER PERSPECTIVA DE GÉNERO. Más allá de la interesante reflexión jurídica que realiza la sentencia en cuestión -que sólo nos interesa a los que nos dedicamos a esto- la Sentencia afirma la necesidad de esta reflexión dado que “debe examinarse también el obligado cumplimiento de manera activa del mandato de igualdad y no discriminación entre mujeres y hombres en el ámbito de la ordenación territorial y urbanística”. Así, por ejemplo, indica que los instrumentos deben considerar el impacto de género que estos instrumentos pueden tener al regular la ubicación y características de los viales y conexión de las calles con las escuelas, o la tipología edificatoria en relación con la seguridad pública y la prevención de agresiones sexuales a las mujeres.

Afortunadamente, no son pocos los medios que, poco a poco, se hacen eco de esta problemática, como por ejemplo este artículo publicado en El Diario hace unas semanas.

¡HOLA! ¿ALGUIEN SIGUE LEYENDO? Pues ahora viene la historia de Angels. Angels es una señora en paro que tiene dos hijos adolescentes. Es una mujer superviviente de violencia doméstica, con una orden de alejamiento dictada contra su exmarido. Busca trabajo a través de varias fundaciones que ayudan a mujeres en su jodida precaria situación. Así que, durante una visita para preparar una posible entrevista de trabajo como personal de limpieza, se le preguntó cuáles eran sus puntos débiles para ese trabajo. Dijo que el miedo. Desde una vida sin órdenes de alejamiento, entendemos que es el miedo a no triunfar, a que no salga el trabajo, a llevarnos mal con el jefe. Desde su perspectiva es miedo a ir a trabajar de madrugada a un área financiera llena de rascacielos y aislada de todo; miedo a esperar en una parada de autobús sin contacto visual con prácticamente ningún ser humano a las 5 de la madrugada; miedo a llegar a casa a última hora de una tarde invernal a través de una calle sin tiendas y sin iluminación.

Y esto, señoras y señores, es una de las manifestaciones del urbanismo con perspectiva de género.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s