Los términos sí importan

sin-titulo

Queremos empezar este blog explicando por qué utilizamos unos términos y no otros. Viniendo del mundo del Derecho, tenemos claro que las palabras importan y mucho, así que con este primer post nos centramos en qué queremos y qué no queremos transmitir. […y no nos referimos a los “todos y todas” ni a las “@” por todas partes…]

Primero: sobre los feminismos. Nos consideramos feministas, sí. Ni fresitas, ni feminazis, ni igualitaristas. No perseguimos un ideal matriarcal, ni creemos en un discurso de buenos y malos, pero la igualdad de género como objetivo es clarísimamente insuficiente. No se nos entienda mal: ¡ojalá existiera!, pero es que la igualdad en el mundo de los negocios siempre parte del parámetro masculino y, por tanto, el objetivo es, por pura biología, inalcanzable. Y como no queremos perseguir, también, esa zanahoria, dejémoslo en feminismo. El término es claro y todos sabemos que si la reivindicación existe es porque el río… agua lleva.

Segundo: sobre los machismos. Nuestra carta de presentación ya dice que no queremos denunciar delitos. La violencia machista es una lacra incomprensible en el siglo XXI contra la que expresamos nuestra denuncia más firme. Pero su mera existencia automáticamente resta importancia a los llamados micromachismos, que precisamente se califican de “micro” por comparación. Pues no. No son micro. Son absolutamente macro, porque existen en todos los sectores económicos y profesionales, porque violan un derecho constitucional y porque afectan a todas las mujeres (y familias) de este país. ¿Cómo puede calificarse de micro un fenómeno tan extendido? También aquí, dejémoslo en machismo.

Tercero: sobre el mundo de los negocios. ¿Por qué nos centramos en el mundo de las profesiones liberales y los negocios? Porque es el que conocemos y porque nos parece que están ahí especialmente extendidas las costumbres que bajo una falsa apariencia de educación o elegancia bendicen actitudes machistas o, en el mejor de los casos, las camuflan. Abrir la puerta para dejar paso a un colega o evitar los tacos en reuniones de trabajo deberían ser cuestiones de educación independientes del género. Institucionalizar los tacones, preguntar por las perspectivas familiares en entrevistas de trabajo o bromear abiertamente sobre las medidas de la última becaria o la mala leche de “la” jefa, no.

A partir de aquí, hablemos.

Anuncios

3 comentarios sobre “Los términos sí importan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s